Los 10 errores más comunes del viajero

[General] 10 Errores al viajar

¿Te gusta viajar? Hoy vamos a hacer un post diferente. Sí, nos apetece. Y es que somos humanos y, como dicen, todos cometemos errores. Nosotros también.

Cuando viajas la vida pasa mucho más deprisa, todo es más intenso. Debes tomar muchas decisiones y enfrentarte a muchas situaciones que no habías vivido antes y, dejándonos llevar por todas las sensaciones que nos rodean, no siempre tomamos las decisiones correctas.

Sí, viajando también nos equivocamos. tweet

Hoy te queremos compartir diez de los errores que más hemos visto durante nuestros viajes (sí, algunos son nuestros propios). ¿Colaboramos para que poco a poco vayan desapareciendo? 🙂

Disfruta de tu viaje


Un viaje es caro y nos encanta ahorrar para el siguiente, pero ¡disfrutemos! El cambio de moneda te atrapa y hay veces en las que dejas de hacer algo por muy poco dinero. 

Nosotros creemos que una buena forma de buscar el equilibrio entre disfrutar y controlar los gastos es tener claro lo que uno se puede o quiere gastar durante el viaje. Así, dando por hecho que ese dinero es por y para el viaje, tendrás mucho más fácil la toma de decisiones.

Singapur - Gardens by the bay

 

Observa con tus propios ojos


¡Que levante la mano a quién no le guste hacer fotos de sus viajes! Sí, somos los primeros que hacemos muchas fotos de nuestros viajes, seguro que más de las que necesitamos y muchas más de las que deberíamos.

Es una muy buena forma de tener un recuerdo de un lugar y momento determinados pero debe ser eso, un recuerdo. No hagamos que la foto sea “el momento”, no miremos todo el mundo a través del objetivo de la cámara.

Este punto nos marca especialmente porque hemos visto situaciones muy cómicas durante nuestros viajes😂.

 

No todo es fotografiable


Durante un viaje vas a ver muchas cosas nuevas y vivirás experiencias únicas. No todo es fotografiable.

Piensa, si ves un funeral en tu país, ¿fotografiarías a la viuda? Si ves a un hombre pedir dinero a pie de calle ¿le apuntarías con tu objetivo directamente a la cara?

Así quizás suena un poco brusco, pero es que en otros paises estas situaciones pueden llegar a ser muy llamativas, diferentes y dignas de ser fotografiadas. Pero piénsalo. (Además de los problemas de privacidad que puedas tener…)

Si la situación realmente te interesa, te informarás y preguntarás a la gente. Hablarás con ellos, te contarán más y hasta puede que te inviten a participar en la ceremonia. ¡En ese momento es posible que incluso sean ellos quienes te pidan una foto!

 

Respetemos las culturas


No hace falta que seas budista para ir a Tailandia, no te conviertas al hinduísmo para conocer India, pero no cuesta mucho informarse un poco y ser respetuoso, ¿verdad?

Creemos que ninguna excusa sirve para pasar por encima de una cultura. Si te dicen que tus pies deben estar por debajo de Buda ¿para qué los subes? Si te obligan a taparte los hombros o a ir descalzado, ¿por qué no lo haces? ¿Quieres ir más cómodo o que tu foto sea la mejor de internet? Nosotros preferimos respetar el país que nos acoge.

Y en esto, es posible que no nos libremos de culpa y es que alguna vez, sin conocimiento, seguramente hemos hecho algo que no debíamos, pero intentamos informarnos y evitarlo.

 

Cuidado con las propinas


Éste es un tema complicado y que suponemos habrán diferentes versiones, aquí va la nuestra:

Cuando viajamos, sobretodo a países menos desarrollados, todo nos parece más barato y podemos caer en la tentación de sentirnos los reyes: pagar precios inflados o dar propinas exageradas (total, para mi ya es barato…)

Esto es un arma de doble filo y por lo que hemos visto, no trae nada bueno: 

  • Brecha económica y pérdida de las tradiciones. ¿Quién va a querer seguir trabajando el campo si vendiendo imanes gana 10 veces más sentado en una silla? 
  • Niños pidiendo propinas para ayudar a su familia (no queremos pensar en mafias…)
  • Pérdida de la tradición del regateo. ¿Para qué van a regatear contigo si el siguiente turista les va a pagar el triple?

Todo esto cambia la cultura de los habitantes. Y ¡ojo!, no estamos diciendo de regatear a los locales hasta dejarlos sin nada, simplemente pagar lo que se está comprando a un precio justo según el país.

pura ulun danu bratan

 

¿Aprendemos idiomas?


Sé inglés, ¡puedo hablar con todo el mundo! 

Dejando al margen que no en todo el mundo se habla inglés, no está de más conocer algunas palabras en el idioma del país que te acoge. No hace falta que mantengas una conversación, pero al menos las palabras de cortesía (hola, adiós, gracias…). 

Verás que es muy fácil y demuestra respeto e interés hacia la persona. Ponte en su lugar, lo agradecerías.

 

Dedica al viaje el tiempo que necesita


Viajando siempre queremos ver más, sobretodo cuando estamos lejos de casa.

Si Fogg dio la vuelta al mundo en 80 días, ¿porqué no podré conocer yo este país en 15?

Si no descansas lo suficiente es posible que no te des ni cuenta, la adrenalina de conocer lugares nuevos te mantendrá atent@ en todo momento. Pero sin darte cuenta empiezas a disfrutar menos y a quejarte más, a hablar menos y discutir más… ¡Es hora de descansar!

Secret-Islands-Lombok

 

Los animales estaban allí antes que tú


No vamos a profundizar mucho en este tema, que nos iremos por las ramas… Sentido común, por favor. Mientras que tú estás de paso, los animales viven allí. Cuidemos de ellos y de su medio para poder seguir disfrutando por mucho tiempo.

Tortuga Indonesia

 

Como en casa: para lo bueno y lo malo


Así es, en la mayoría de los países te harán sentir como en casa. Cojamos esto al pie de la letra para lo bueno y lo malo: seamos respetuosos, amables, cercanos (cuando hay que serlo) y limpios (nunca pensamos que haría falta decir esto, pero por desgracia parece que sí…).

Niños en prambanan

 

Viaja con la mente abierta


Vale, éste quizás sea el punto más cuestionable para algunos, por eso lo dejamos para el final. Para nosotros, viajar no es solo ver lugares o descansar. Para nosotros, viajar es conocer culturas, gastronomía, tradiciones, gente, idiomas… Sabemos que es difícil, pero si no abres la mente y sales de la zona de confort te perderás muchas experiencias única.

Algunos momentos serán duros: quizás no sabrás lo que pides para comer, no tendrás claro donde te ha dejado aquel autobús o no sabrás que ha pasado para acabar compartiendo mesa junto aquellos locales…

Justo en aquel momento, fuera de la zona de confort, nos sentimos libres y sentimos cosas que difícilmente lo haríamos en casa.

Viajar te hace grande y te abre la mente para siempre tweet

 


Y tú, ¿has cometido o has visto cometer alguno de estos errores durante tus viajes?
¿Añadirías alguno más?


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.